top of page
Buscar

Consejos para el cuidado de tu línea blanca y electrodomésticos.



Sabemos que adquirir un electrodoméstico adecuado puede ser una inversión costosa al inicio, pero si te facilita tus actividades es seguro que desearás que te dure el mayor tiempo posible, por eso en esta ocasión te compartimos algunos consejos y medidas útiles para dar el mantenimiento adecuado y mejorar el rendimiento de tus electrodomésticos y línea blanca.


  • Antes de comprar electrodomésticos de línea blanca considera el espacio que tienes en casa, cuales son tus necesidades, cuál es la eficiencia de los aparatos y analiza la relación entre calidad y precio.

  • Actualmente los aparatos eléctricos vienen con una gráfica que indica el nivel de consumo y ahorro energético del dispositivo, puede servirte como referencia para comparar las marcas y modelos y también para considerar si se ajustan a tu presupuesto.

  • Revisa el manual de uso de tus electrodomésticos antes de usarlos y guárdalo junto a la garantía del producto.

  • Revisa que los productos se encuentren en óptimas condiciones antes de usarlos, verifica que no tenga piezas sueltas, que no haga ruidos extraños o que le falten piezas, si notas alguna inconsistencia en el producto o daño en su estructura o cualquier detalle hazlo saber al vendedor y haz válida tu garantía.

  • Usa la corriente eléctrica adecuada en cada dispositivo.



  • Asegúrate de que los dispositivos y electrodomésticos estén desconectados de la corriente eléctrica antes de proceder a limpiarlos.

  • No conectes demasiados dispositivos en una misma toma de corriente.

  • Evita que las conexiones de alimentación eléctrica de los aparatos estén en contacto con el agua u otros líquidos.

  • Siempre que sea posible, evita usar los dispositivos para otro fin que no corresponda a los señalados por el fabricante.

  • Respeta los límites de tolerancia establecidos por el fabricante por ejemplo no coloques 25 kg de ropa en una lavadora que solo permite 20 kg.

  • Revisa que las conexiones y cables de los dispositivos no tengan residuos, marcas de óxido o humedad antes de ser conectados.

  • Revisa que los aparatos que almacenan líquidos o lo usan durante su funcionamiento no presenten derrames o fugas, si es así revisa los empaques de unión tal vez tengas que cambiarlos (regularmente son de goma, plástico o caucho), en caso de que la fuga provenga de alguna fisura o daño de la pieza rígida la primera opción es revisar la póliza de garantía para su cambio o reparación y como segunda opción es revisar si es posible hacer un cambio de pieza con el fabricante.

  • Mantén limpios tus electrodomésticos y recuerda que estos siempre deben estar desconectados y apagados cuando los vayas a usar.

  • Puedes usar un limpiador comercial con atomizador y un trapo pero si no tienes algún limpiador especializado puedes eliminar el polvo con un trapo húmedo en una solución jabonosa y usar otro trapo para secar y eliminar el excedente.

  • Revisa que las partes mecánicas como engranes, válvulas o piezas que giran estén lubricadas y en algunos casos engrasadas, de no ser así consulta el manual para realizar el procedimiento adecuado para el mantenimiento de estas piezas. Si no viene especificado este proceso puedes aplicar un poco de grasa de uso mecánico usando un pincel suave o un trapo, pero antes debes asegurarte de que estas pieza no tienen contacto con otras partes de la máquina que puedan almacenar agua o alimentos.

  • Usa limpiadores o trapos de fibras suaves para limpiar los acabados externos, piezas de plástico y piezas de metal, no uses estropajos de metal o de fibras duras pues pueden rayar las superficies.

  • Revisa que los botones o tableros estén en el lugar correcto y no estén flojos, de ser así revisa que provoca que estén fuera de su lugar.

  • Si tienes piezas despegadas pero que aún se pueden colocar, puedes volver a poner estas piezas en su lugar, solo debes limpiar muy bien la pieza y el lugar donde va y usar pegamento para su colocación y fijación.

  • Seca muy bien tus electrodomésticos antes de guardarlos.

  • Evita dejar humedad o residuos orgánicos en los electrodomésticos, podrían generar hongos y bacterias, si tus aparatos presentan este tipo de detalles, puedes eliminarlos usando limpiadores y desinfectantes comerciales o una solución casera a base de agua y vinagre aplicada con un trapo.

  • No uses tus aparatos eléctricos por un tiempo mayor a lo recomendado por el fabricante.

  • Cambia y limpia los filtros de forma regular, por ejemplo los de la campana de tu cocina, los de la aspiradora, de la cafetera o de una lavadora.

  • Revisa las tomas de agua que estén conectadas a tu lavadora, si presentan goteras o fugas no uses tus electrodomésticos sin antes resolver ese problema. Puedes repararlo tu misma pero si no tienes la herramienta necesaria te recomendamos ayuda de una persona capacitada en el servicio de plomería.

  • Por último también puedes contratar un seguro para proteger tus electrodomésticos, te sugerimos preguntar por las pólizas y coberturas que mejor se adapte a tus necesidades.


Darle mantenimiento regular a tus electrodomésticos puede ser una tarea sencilla siempre que los limpies después de usarlos además de evitarte otros inconvenientes y te podrán ser útiles por más tiempo.




bottom of page